sábado, 11 de agosto de 2018

CELEBRANDO A SANTA CLARA DE ASÍS

    El Rey de la gloria, su santísima Madre y un cortejo de vírgenes, vinieron a recoger el alma de santa Clara. Sucedió el día de san Lorenzo del año 1253. 

Una hermana fue testigo de todo lo que estaba sucediendo alrededor del lecho donde Clara expiraba con los ojos de la carne. 
La misma santa Clara vio a Jesucristo antes de morir.


Así lo describe Tomás de Celano en la primera biografía de la santa  escrita un año después de su muerte:

“Se la ve, finalmente, debatirse en la agonía durante muchos días, en los que va en aumento la fe de las gentes y la devoción de los pueblos.
Vuélvese finalmente a las hijas que lloran para recomendarles la pobreza del Señor y les recuerda con ponderación los beneficios divinos. Bendice a sus devotos y devotas e implora la gracia de una larga bendición sobre todas las damas pobres de sus monasterios, tanto presentes como futuros.

Entretanto, la virgen santísima, vuelta hacia sí misma, habla quedamente a su alma: «Ve segura -le dice-, porque llevas buena escolta para el viaje. Ve -añade-, porque aquel que te creó te santificó; y, guardándote siempre, como la madre al hijo, te ha amado con amor tierno. Tú, Señor -prosigue-, seas bendito porque me creaste».

Preguntándole una de las hermanas que a quién hablaba, ella le respondió: «Hablo a mi alma bendita». No estaba ya lejano su glorioso tránsito, pues, dirigiéndose luego a una de sus hijas, le dice: «¿Ves tú, ¡oh hija!, al Rey de la gloria a quien estoy viendo?»


Reliquia de santa Clara, venerada en nuestra iglesia el día de hoy

La mano del Señor se posó también sobre otra de las hermanas, quien con sus ojos corporales, entre lágrimas, contempló esta feliz visión:

Estando en verdad traspasada por el dardo del más hondo dolor, dirige su mirada hacia la puerta de la habitación, y he aquí que ve entrar una procesión de vírgenes vestidas de blanco, llevando todas en sus cabezas coronas de oro. Marcha entre ellas una que deslumbra más que las otras, de cuya corona, que en su remate presenta una especie de incensario con orificios, irradia tanto esplendor que convierte la noche en día luminoso dentro de la casa. Se adelanta hasta el lecho donde yace la esposa de su Hijo e, inclinándose amorosísimamente sobre ella, le da un dulcísimo abrazo. Las vírgenes llevan un palio de maravillosa belleza y, extendiéndolo entre todas a porfía, dejan el cuerpo de Clara cubierto y el tálamo adornado.

A la mañana siguiente, pues, del día del bienaventurado Lorenzo, sale aquella alma santísima para ser laureada con el premio eterno; y, disuelto el templo de su carne, el espíritu emigra felizmente a los cielos. Bendito este éxodo del valle de miseria que para ella fue la entrada en la vida bienaventurada. Ahora, a cambio de sus austerísimos ayunos, se alegra en la mesa de los ciudadanos del cielo; y desde ahora, a cambio de la vileza de las cenizas, es bienaventurada en el reino celeste, condecorada con la estola de la eterna gloria.

Al día siguiente se pone en movimiento toda la Curia: el Vicario de Cristo, con los cardenales, llega al lugar, y toda la población se encamina hacia San Damián. Era justo el momento en que iban a comenzar los oficios divinos y los frailes iniciaban el de difuntos; cuando, de pronto, el señor papa dice que debe rezarse el oficio de las vírgenes, y no el de difuntos, como si quisiera canonizarla antes aún de que su cuerpo fuera entregado a la sepultura. Observándole el eminentísimo obispo Ostiense que en esta materia se ha de proceder con prudente demora, se celebra por fin la misa de difuntos.



A continuación, los cardenales y presbíteros, con devota deferencia, rodean el santo cadáver y, en torno al cuerpo de la virgen, terminan los oficios de ritual. Al final, considerando que ni es seguro ni conveniente que tan inestimable tesoro quede a trasmano de los ciudadanos, en medio de himnos y cánticos, entre sones de trompeta y júbilo extraordinario, la levantan y la conducen con todo honor a San Jorge.

Este es el mismo lugar donde el cuerpo del santo padre Francisco había sido enterrado primeramente, como si quien le había trazado mientras vivía el camino de la vida, le hubiese preparado como por presagio el lugar de descanso para cuando muriera.



jueves, 2 de agosto de 2018

SANTA MARÍA DE LOS ÁNGELES Y SANTA CLARA


El 2 de agosto la familia franciscana celebra el día de la Porciúncula, una pequeña iglesia de Asís dedicada a Santa María de los Ángeles. 

En este  lugar nació la Orden de Frailes Menores y san Francisco entregó su alma a Dios el 3 de octubre de 1226. 


Allí santa Clara fue consagrada a Dios por san Francisco el 18 de marzo de 1212.


El día de hoy se celebra el perdón de Asís. Todo el que visite no solo la actual basílica de Nuestra Señora de los Ángeles de Asís, sino cualquier iglesia franciscana o parroquia, con las debidas disposiciones, alcanza una indulgencia plenaria aplicable a sí mismo a algún difunto.
El día de hoy comienza la novena a santa Clara de Asís.

ORACIÓN
Oh amable Santa Clara, tú que siguiendo las huellas de la virgen María, fuiste madre del cuerpo místico de Cristo; danos tu amor por la Iglesia y por todos los hermanos. Tú, que con tus últimas palabras has bendecido al Señor por haberte creado; haz que comprendamos el gran don que es la vida. Intercede para que en nuestras familias haya concordia, serenidad en el trabajo, alegría en el estar juntos; haz que un día podamos reunirnos para alabar y cantar eternamente contigo la misericordia del Señor. Amén.





lunes, 23 de julio de 2018

CUÁNDO Y CÓMO


SE EXTIENDE LA DEVOCIÓN DE LA VIRGEN DE LA TEJA EN ESTADOS UNIDOS Y LATINOAMÉRICA

Testimonio de Juan Ángel Castellanos

En el verano de 1995 yo estaba viviendo en U. S. A. y me había mudado con mi familia del estado de New Jersey al estado de North Carolina, pues la empresa para la que yo trabajaba en esos momentos se había cambiado de estado y la mayoría de los trabajadores nos fuimos con la empresa. Esto es algo muy común en Los Estados Unidos. El caso fue que a los 8 meses de estar allí, la empresa hizo recortes y me quedé sin trabajo. Mi esposa y yo estuvimos bastante deprimidos pues habíamos dejado todo atrás: familia y amigos. Además, estábamos sin medios para volver.
Fue entonces cuando mi madre, que había venido desde España a Estados Unidos de visita, me contó que mi tía Mildred se había quedado sin trabajo en Madrid y que una señora le había regalado una estampa de la Virgen de la Teja y una novena, que cuando la hacías te ayudaba a encontrar trabajo. Al principio yo estaba un poco incrédulo y tenía mis dudas pero a pesar de todo llamé a mi tía Mildred y le pedí que me la enviara. Ella se fue a Villarrobledo, me compró una novena y me la envió con una estampa de la Virgen.


Cuando la Virgen llegó a mí, yo llevaba varios meses trabajando en Sara Lee textil (Hanes) una empresa que se dedicaba a ropa interior. Cargaba cajas de ropa. Yo había terminado estudios de autocad y diseño de muebles ya que North Carolina era un estado donde esa especialidad me sería de más ayuda para encontrar trabajo; ya que es un estado donde la industria de los muebles es uno de los motores de la economía. Pero a pesar de eso no encontraba trabajo. En cada entrevista me decían que no tenía experiencia laboral en el medio. Patricia, mi pareja, me dijo: “Si no te resuelve esta novena, nos volvemos a New Jersey aunque sea caminando”; y créame que estábamos a punto de hacerlo.
Empecé a hacer la novena y al 5º día me llamaron de BRAYTON INTERNATIONAL (una empresa líder en la industria de muebles) para una entrevista. Cuando llegamos al aparcamiento de la compañía, Patricia me dijo que por qué no hacía la novena de ese día antes de entrar a la entrevista. Yo pensé que era buena idea y lo hice. Cuando terminé la entrevista, la persona que me entrevistó me dijo que me llamarían. Yo salí muy desilusionado pues ya era la entrevista número16 que hacía en 20 días. Así que salí me monté en el coche y le dije a Patricia: “otra vez lo mismo, yo creo que esto de la novena no funciona”. Ella me dijo: “hombre de poca fe tienes que esperar”. Yo puse el coche en marcha, y cuando iba saliendo del aparcamiento, oigo a alguien que me gritaba para que me detuviera. Patricia me dice: “¡Para, para! que ese señor te llama. Cuando paro veo que era el que me había hecho la entrevista y me pregunta si puedo empezar a trabajar el próximo lunes. Yo me quedé de una pieza; no sabía qué decir. Como él vio que yo no decía nada me dijo: “No te preocupes, te vamos a pagar el salario medio aunque no tengas mucha experiencia, pero veo que tienes muchas ganas de trabajar y sé que lo harás bien”. Ese señor era el jefe de producción de la empresa y fue mi jefe por 12 años en los que hicimos una gran amistad hasta el día de hoy.
Eso no es muy común, al menos yo no conozco a nadie que la persona que lo entrevista para un trabajo te corra detrás para darte el empleo, y mucho menos en los E. U. que son mas fríos en todo y le hubiera bastado con hacerme una llamada para citarme nuevamente. Pero el señor decidió hacerlo así. Años después le pregunté por qué lo había hecho y él me respondió que no tenía una razón lógica, que solamente lo pensó y lo hizo. Yo le dije: “creo que conozco la razón”. Y cuando le conté me dijo: “Juan, yo soy pentecostal, pero si tu fe te dice eso, síguela que te llevará lejos”.


En esa misma época yo asistía a la Parroquia de Lady of Mercy (Nuestra Sra. De la Merced) en la cuidad de Winston Salen N. C. donde no había misa en español. A pesar del creciente número de hispanos, los americanos no querían que se hicieran misas en castellano. Decían que por qué tenían que decir misa en un idioma que ellos no entendían, que aquello no tenía sentido. Como eran mayoría y los que más aportaban económicamente a la iglesia no había manera de hacer nada. La misa en español la teníamos en un parque al lado de la iglesia. La realidad era que ellos creían que se les llenaría la iglesia de mejicanos y eso no era muy bien visto por ellos (para los estadounidenses, si hablas español eres mejicano).
Por entonces, había un diácono colombiano en la iglesia, que al igual que yo era bilingüe e íbamos a la misa en inglés. Un día me dijo: “Juan, esa Virgen tuya, que tanto tú pregonas ¿no nos puede echar una mano con lo de las misas?. Él me lo dijo en broma, pero yo luego me lo pensé y en una reunión de la comisión de apoyo que habíamos creado para luchar por la misa en español les dije a todos de hacer la novena para pedirle a la Virgen por un milagrito. Éramos 12 en la comisión, pero sólo 7 empezamos la novena y cuando la terminamos éramos 23 personas. A los quince días, ya teníamos NUESTRA PRIMERA MISA EN CASTELLANO DENTRO DE LA IGLESIA. El Párroco (aunque era irlandés hablaba castellano perfectamente y había logrado poner una imagen de la Virgen de la Guadalupe dentro de la iglesia), a raíz de la primera misa en castellano me dijo: “Juan tráete una imagen de la Virgen de la Teja que la quiero poner en la iglesia”. Yo la única imagen que tenía era la estampita que me había enviado mi tía. Me fui a un estudio fotográfico, mandé hacer una ampliación (que quedó muy bonita) y se la llevé al Padre. Ese fin de semana estuvo por primera vez en misa con todos, pero eso no fue todo. En medio de este ajetreo, Pedro Herrán (el diácono colombiano) me propuso hacer fotocopias de la novena y ponerlas debajo de la imagen de la Virgen para todo el que quisiera hacerla de modo privado. Nos fuimos a una farmacia donde trabajaba un amigo e hicimos unas 50 fotocopias del folleto de la novena. El sábado las pusimos debajo de la imagen de la Virgen. El domingo después de misa cuando nos íbamos, el Padre se acercó y nos dijo: “¡En menudo lío me han metido ustedes dos! ¿saben cuántas personas me han pedido hoy la bendita novena? ¡Se habían agotado!” Nada, que tocó salir corriendo y hacer más.
Pero eso no fue lo mejor, lo mejor fue que en esa época comenzaron a irse para China las fábricas de muebles y otras empresas. El empleo empezó a disminuir mucho en el estado donde nunca antes esto había pasado. Fue entonces cuando los parroquianos anglosajones se acercaron al Padre y le pidieron que hablara con nosotros para que se les tradujéramos al INGLES la novena de la Virgen de la Teja. Esos que un tiempo atrás no nos dejaban tener misas en castellano, ahora venían a pedirnos ayuda. La traducción la hice yo, con la ayuda de Pedro Herrán y otras personas. De manera que la Virgen de la Teja tiene seguidores angloamericanos en North Carolina y con la ayuda de Dios, pido que se haya propagado por todo el país.
Como dato curioso le contaré que yo trabajaba de voluntario en la oficina de Cáritas que allí  llamábamos “la casa Guadalupe”, en honor a la Virgen de la Guadalupe, pues la mayoría de los emigrantes eran de origen mejicano. Un día se me acerca una señora y me dice: “Oiga Don, ¿usted no es el que trajo a la “Virgen de los albañiles?” Yo no entendí lo que me quería decir y le respondí que no. Pero ella me respondió: “Sí, sí Don, la que se le pide trabajo”. Yo me eché a reír, le dije que se llamaba la Virgen del Remedio, pero se le conocía como la “Virgen de la Teja”, porque había aparecido en una teja. Me dijo que ella la había conocido en el estado de Chiapas en MEJICO, porque un hermano suyo se la había llevado desde Los E. U. a su país. Se la había enseñado a toda la familia y amigos. Así que en esa época ya la novena de la Virgen de la Teja andaba de gira por Méjico. Por otras personas amigas mías, sé que fue llevada a Honduras, Guatemala, Ecuador y Filipinas. Estas son las personas de las que yo le puedo dar fe. ¡¿Quién sabe hasta dónde ha llegado?! No lo sé, sólo Dios y la Virgen lo saben.
En noviembre del 2008 me fui a vivir al estado de Florida, pues mis hijos se habían ido a vivir allí y mi primer nieto iba a nacer. La sorpresa fue que allí conocí a una chica Venezolana que tenía una imagen en su casa de la Virgen de la Teja. Cuando le pregunté de dónde provenía esa estampa, me dijo que se la había regalado un sobrino de su marido que vivía en DAKOTA DEL SUR, un estado al norte de los Estados Unidos, frontera con Canadá. Yo no sabía qué decir pero se me salieron las lágrimas. Mi hija Nathaly dijo: “Esa Virgen la trajo mi abuela de España” (porque fue mi madre la primera persona que me había hablado de ella). Yo le conté toda la historia. Ella me dijo que su sobrino le había dicho que era una Virgen española que habían traído unos hispanos pero que no sabía nada más.



Cuando llegué a la Florida, ya estaba la crisis por lo que era muy difícil encontrar trabajo. Pero yo muy fiel a mi Virgen hice la novena y me puse a trabajar como manager de una compañía de limpieza. Allí estuve trabajando hasta diciembre de 2011 que me vine a Madrid por temas familiares. Además quería cumplir mi promesa a la Virgen de la Teja de ir a verla. Fui ante la Virgen el 17 de Marzo de 2012. Cuando volvimos a Madrid, mi tía Mildred se me enfermó y a su hija Patry le detectaron lupus eritematoso que es una enfermedad muy mala. Así que decidí quedarme un tiempo para ayudarles. Ellas significan mucho para mí, pues mi tía fue la que me crió hasta los 7 años por lo que ella es mi segunda madre, y sus 2 hijas mis hermanas. Todos me dijeron que era una mala época para tomar esta decisión por la crisis económica, pero no tenía alternativa: o me quedaba a ayudarlas o me volvía a USA , así que decidí quedarme.
Una amiga de mi prima me dijo: ¿Cómo vas a hacer para encontrar trabajo con 50 años y la crisis tan fuerte? Le respondí: “No te preocupes yo tengo un arma secreta”. Así que dale a hacer la novena. El 8º día que era el 7 de abril yo mandé mi Currículum Vitae a la compañía Tysak y a las 11 de la mañana del otro día me llamaron para la entrevista. La pasé bien y comienzo a trabajar el día 27 de abril.

Este testimonio fue recogido por la comunidad el día que vinieron a visitar a la Virgen, un sábado 17 de marzo de 2012

sábado, 23 de junio de 2018

24 de JUNIO. SAN JUAN BAUTISTA

Es el titular de nuestra iglesia y de nuestro monasterio.
La imagen central del retablo aparece adornada con flores en el día de su fiesta.



Sólo de san Juan Bautista, como de Cristo y de la Virgen María, se celebra solemnemente su nacimiento (24 de Junio). Podemos deducir la fecha de su natividad, pues cuando María concibió al Salvador, la madre del Precursor estaba ya en el sexto mes del embarazo (cfr. Lc 1,26.30).
Además la solemnidad del 24 de Junio está ligada al ciclo solar, en el hemisferio norte. Se celebra cuando el sol, dirigiéndose hacia el sur del zodiaco, comienza a descender: hecho que resulta un símbolo de la figura de Juan, que refiriéndose a Cristo, había declarado: "Él debe crecer y yo en cambio tengo que disminuir" (Jn 3,30).
En la frontera entre el Antiguo y el Nuevo Testamento descuella la figura de san Juan, hijo de Zacarías y de Isabel, ambos "justos ante Dios" (Lc 1,6), uno de los más grandes personajes de la historia de la salvación.
·        Todavía en el vientre de su madre, Juan reconoció al Salvador, también escondido en el vientre de la Virgen María (cfr. Lc 1,39-45).

·       
Su nacimiento estuvo marcado por grandes prodigios (cfr. Lc 1,57-66).

·        Creció en el desierto, llevando una vida austera y penitente (cfr. Lc 1,80; Mt 3,4).

·        "Profeta del Altísimo" (Lc 1,76) descendió sobre él la palabra de Dios (cfr. Lc 3,2).

·        "Recorrió toda la región del Jordán, predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados" (Lc 3,3).

·        Como nuevo Elías, humilde y fuerte, preparó al Señor un pueblo bien dispuesto (cfr. Lc 1,17).

·        Según el plan de Dios, bautizó, en las aguas del Jordán, al mismo Salvador del mundo (cfr. Mt 3,13-16)

·        A sus discípulos les señaló que Jesús era el "Cordero de Dios" (Jn 1,29), el "Hijo de Dios" (Jn 1,34), el Esposo de la nueva comunidad mesiánica (cfr. Jn 3,28-30).

·        Por su heroico testimonio de la verdad (cfr. Jn 5,33) fue encarcelado por Herodes, que le hizo decapitar (cfr. Mc 6,14-29), convirtiéndose así en precursor del Señor en la muerte violenta, como lo había sido en su nacimiento prodigioso y en la predicación profética.

·        Jesús hizo un grandioso elogio de él, proclamando que
 "entre los nacidos de mujer no hay uno más grande que Juan" (Lc 7,28).

domingo, 17 de junio de 2018

EL QUERCUS ROBUR EN NUESTRA IGLESIA



Desde la concejalía de cultura del Ayuntamiento de Villarrobledo se ha organizado esta tarde en nuestra iglesia  un concierto a cargo del afamado grupo de voces graves Quercus Robur.
La aportación voluntaria de 5 € será destinada a reconstruir los cielos rasos del monasterio. Pues con el temblor del mes de noviembre de 2017 el ala oeste del monasterio se bajó desde los cimientos provocando graves destrozos.
Todos los asistentes hemos pasado una tarde de cielo, pues la acústica de nuestra iglesia y las timbradas voces de los 18 componentes del grupo, hacían un maridaje perfecto.
Esta comunidad agradece la colaboración desinteresada del Quercus Robur y la de todos los asistentes.



lunes, 11 de junio de 2018

TERREMOTO


PARA AYUDAR A SUFRAGAR LOS GASTOS DE RECONSTUCCIÓN


DOMINGO 17 DE JUNIO A LAS 7:30 DE LA TARDE

Aunque la Mancha no es tierra de terremotos, se han sufrido temblores de diferente intensidad. El último fue el pasado año 2017 que tuvo dos réplicas los días 26 y 27 de noviembre. Como las veces anteriores no le dimos importancia.



El tiempo pasaba y vimos que en la habitación de sor Josefina caía tierrecilla y piedrecillas. Una enorme grieta separaba el cielo raso de la pared y el techo estaba colgando todo a lo largo de la pared varios centímetros. Consideramos el peligro que corría y sacamos de la habitación a ella y a sor Mª Luisa que estaba en la habitación de al lado.
No sabíamos que era algo de importancia hasta que vino la arquitecta, Dña. Beatriz Sánchez, y dijo que todos los cielos rasos del ala sur del convento estaban en estado muy peligroso, amenazando derrumbe. El muro de contención del convento, al ser de tierra,  se bajó con el temblor ocasionando daños, grietas y desperfectos, tal como aparece en las fotografías.
El Consorcio de seguros se negó a hacerse cargo del siniestro debido a  la baja intensidad del temblor.
Se sacaron seis camiones de escombros y todavía no se ha terminado la obra.




sábado, 26 de mayo de 2018

ENTREVISTA A SOR YOLANDA DE LOS ÁNGELES

EN EL DÍA DE LA VIDA CONTEMPLATIVA



1.      ¿Qué es esto de la vida contemplativa, la vida monástica?
El ser contemplativos es una dimensión de la vida cristiana. Todo bautizado ha recibido el don del Espíritu Santo que le capacita para ver la realidad con los ojos de la fe, descubriendo en la creación la mano de Dios. También está llamado al trato con Dios por medio de la oración personal y a cultivar su vida espiritual. Esto es para todos los cristianos.
Cuando hablamos de vida contemplativa o monástica nos referimos a un estilo peculiar de vivir el seguimiento de Cristo. Está el apostolado de la acción y el apostolado de la contemplación. Cuando Jesús subió al cielo envió a sus discípulos a ser testigos del Reino de Dios, anunciando lo que habían visto y oído de su Maestro.
Este modo de vida se desarrolla dentro de un monasterio femenino o masculino. Hombres y mujeres separados del mundo (no evadidos) que se dedican exclusivamente a Dios. Hemos sido llamados para estar con Dios viviendo en una comunidad de hermanos o de hermanas. Nuestro existir ya da testimonio de la primacía de Dios. Esta separación nos facilita el trato con Dios en la oración, evitando todo lo que pueda separarnos de Él y de la escucha meditativa de su Palabra. El contemplativo ejerce el apostolado de la oración. Ésta llega a todos los rincones del mundo, allá donde haya algún hermano con necesidades en su cuerpo o en su alma. La oración mueve los corazones de los hombres a un cambio hacia el bien y desde ahí se va construyendo el Reino de Dios. Muchas personas se acercan a nuestro monasterio pidiendo oraciones por intenciones o necesidades particulares: exámenes, enfermos, alejados de la Iglesia,… y luego vienen a darnos las gracias.

2.      ¿Y qué se nos pide en este domingo?
El domingo pasado, Pentecostés, celebrábamos el día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar. Este domingo de la Santísima Trinidad se celebra el día de la Vida Contemplativa (Jornada pro Orantibus). En este día todo el Pueblo de Dios ora por los contemplativos, por su fidelidad, por su perseverancia y santificación, por sus necesidades, por un aumento de vocaciones. Es un día de oración por todos los que dedican su vida a rezar por el mundo.
También el día de hoy se quiere despertar la conciencia de esta realidad eclesial, invitando a los fieles que conozcan este modo de vivir, que se acerquen a algún monasterio, que hablen con algún monje o monja. En nuestra diócesis de Albacete hay tres monasterios de Carmelitas (Albacete, Caudete y Villarrobledo); dos de clarisas (Hellín y Villarrobledo); uno de franciscanas de la TOR en Alcaraz y otro de Cistercienses en Villarrobledo.

3.      ¿Cómo es vuestra vida diaria?
Muy sencilla, comenzamos con la oración litúrgica y personal. Después de la Eucaristía la jornada va alternando momentos de trabajo, oración, estudio, recreación y descanso. A simple vista puede parecer monótona, gris o triste, pero no es así. No conocemos la rutina ni el aburrimiento. En casi treinta años que llevo en el monasterio ni un solo día es igual. Nuestro Dios es el Dios de las sorpresas. En el “Hoy” cotidiano estamos con Cristo, vivimos bajo su mismo techo, tenemos la experiencia personal de que está vivo y presente no solo dentro de nuestro corazón sino en medio de la comunidad.


4.      ¿Cuándo entró  al convento y cómo?
Yo tenía 20 años. Dios es un gran pedagogo, pues yo no quería ser monja ni me gustaba verme con un hábito, pues era muy presumida. El Señor me dio todo lo que yo había deseado y soñado: estudios, viajes al extranjero, una pandilla de amigos muy buena en mi pueblo (Socuéllamos) y después en la Universidad, buena familia… pero en el fondo había un vacío que estas cosas no podían llenar. Sentía que todo me sobraba, que yo quería ser pobre. Por otro lado, desde niña alimenté una relación personal con Jesús y con la Virgen María. A Jesús lo sentía vivo en el sagrario y me atraía, a Ella acudía como a una madre. Cuando terminé los estudios descubrí que mi relación con Jesús era algo más que la de un simple amigo. Él me llamaba a ser su esposa.

5.      ¿Está feliz?
No estoy feliz, SOY feliz, muy feliz y no cambiaría mi vida por ninguna otra, pues me llena por dentro, me plenifica. Si me preguntas por un adjetivo que defina mi vocación contemplativa te diría que es PRECIOSA, rica, profunda, humanizante, enriquece a la persona en todas sus dimensiones, nos centra en lo esencial. Pero esta felicidad brota y nace de la unión con Cristo en su misterio de pasión, muerte y resurrección. Ya lo anunció Jesús: “El que quiera seguirme que cargue con su cruz cada día y se venga conmigo”. Todo ser humano sufre, pero la clave está en saber sufrir. El sufrimiento unido a Cristo adquiere un valor redentor infinito, le ayudamos a salvar almas.

6.      Un convento no está cerrado sino abierto al mundo no estáis alejadas y aisladas de las personas.
Oímos muchas veces decir a algunas señoras: “¡Ay, si me hubiera metido a monja de cuántas cosas me habría librado! Vosotras estáis ahí como entre algodones, no sufrís y os evitáis muchas cosas. El mundo está muy mal, ahí dentro es donde mejor se vive”. Esta es la concepción que se tiene de un convento, como si viviéramos en un nirvana donde ni se siente ni padece. Eso no es real. Vivir con las mismas personas en un lugar cerrado durante toda la vida exige una gimnasia interior constante para no romperse por dentro. Debemos ejercitar la comprensión, el perdón, el diálogo, el ver a la hermana cada día con ojos nuevos, olvidar las ofensas. Esto también es un testimonio ante el mundo. ¿Cuántas personas dejan de hablarse por cuestiones de herencia o malos entendidos? Y viven amargadas porque sin amor no se puede ser feliz.
Por otra parte los muros del  monasterio no son barreras. Nos enteramos de las cosas que pasan fuera pues nos las dicen y rezamos por la realidad que nos ha tocado vivir a todos, pues formamos parte de ella. Además somos muy sensibles al sufrimiento de las personas, las llevamos en nuestro corazón y las presentamos cada día al Señor.

7.      Algunas palabras sobre el lema de este año.
El lema está tomado de una frase de santa Teresa de Jesús tomada de su libro Camino de Perfección: “Solo pido que le miréis”.


Tres siglos antes que santa Teresa escribiera esto otra santa llamada Clara de Asís, también nos pedía que le mirásemos, pero además añadía otros verbos. Así escribía a una de sus hijas espirituales: “Mira, observa, considera, contempla, con el anhelo de imitarle a tu Esposo, el más bello de los hijos de los hombres, hecho por tu salvación el más vil de los varones. Y transfórmate por la contemplación en imagen de su divinidad”. Tantos verbos expresan un dinamismo increíble en el alma de nuestra santa madre. Para ella no se trata de mirar solamente, sino de considerar, contemplar con un deseo ardiente de imitar a la persona amada. Además es un mirar que transforma a la persona desde dentro en Cristo, un mirar que lleva a la identificación y unión con su Esposo.
“Solo pido que le miréis”. Este lema nos lleva a hacernos una pregunta: “¿Hacia dónde dirijo yo la mirada?”. Por supuesto que hacia lo que me interesa y motiva. Hoy día lo más común es: la televisión, el ordenador y el móvil. Nos saturamos de imágenes que llenan la mente y dejan el corazón vacío. Si solo por hoy dedicáramos un rato a dirigir una mirada atenta a Jesús crucificado, seguro que algo cambiaría en nuestra vida.

Entrevista realizada por el delegado de Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Albacete y retransmitida por la Cope el viernes 25 de mayo, con motivo de la JORNADA PRO ORANTIBUS 2018

Icono de la Santísima Trinidad, realizado por nosotras y adornado en el día de su fiesta con las rosas de nuestro jardín

GLORIA AL PADRE Y AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO, AL DIOS QUE ES, QUE ERA Y QUE VENDRÁ.

SANTO DÍOS, SANTO FUERTE, SANTO INMORTAL, TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS Y DEL MUNDO ENTERO

domingo, 20 de mayo de 2018

HOY ES PENTECOSTÉS



Día en el que termina y culmina el tiempo de Pascua con el envío del Espíritu Santo, don que el Señor hace a sus discípulos para que puedan continuar su misión.
La Iglesia, como Pueblo de Dios lleno de gracia y de verdad, hoy se viste de fiesta porque está celebrando su nacimiento.


Fotografía tomada durante la Vigilia de anoche que duró dos horas y media. Leímos y meditamos todas las lecturas con los salmos, además la explicación de cada uno de los dones, intercalando cantos y momentos de silencio.

Los apóstoles reciben la fuerza del Espíritu en un contexto de debilidad y de miedo. Las puertas cerradas, en medio del mundo, por temor. Al celebrar Pentecostés hemos de superar nuestros miedos para construir y ser la Iglesia de la confianza, la que se arriesga en la misión y en el ejercicio de la misericordia.


Celebramos que Cristo ha resucitado, la muerte ha sido vencida, y no hay lugar para el miedo. El Resucitado tiene el poder y la gloria, y cumple su promesa definitiva: nos envía su Espíritu. Espíritu de valor y confianza, de fortaleza y verdad, de amor y gracia. Es el Espíritu de la libertad, que arranca las puertas de los temores y las seguridades para abrir las ventanas del riesgo en el amor comprometido; del fuego que aviva la lucha por la dignidad y la posibilidad de la reconciliación del hombre. El Espíritu hace posible otro mundo.

También es el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, con el lema “Discípulos misioneros de Cristo, Iglesia en el mundo”, Iglesia en el mundo”. Es la hora del apostolado. Todos los bautizados somos interpelados como apóstoles: ¿soy consciente de la misión, de la responsabilidad que el Señor deposita hoy en mí? ¿Asumo esa tarea como propia?


Fotografía de nuestra iglesia conventual, con siete velas significando cada uno de los dones del Espíritu Santo: Temor de Dios, Consejo, Piedad, Fortaleza, Ciencia, Inteligencia y Sabiduría.

domingo, 22 de abril de 2018

PROFESIÓN EN LA ORDEN FRANCISCANA SEGLAR DE VILLARROBLEDO

Ayer se vistió de fiesta la fraternidad por la Profesión de Caridad Fernández y la admisión al noviciado de Cari Parra, Vicen Gómez y Mª Dolores Roldán.


Momento en que hacen la petición para ser admitidas en la fraternidad

El rito de admisión a la fraternidad tuvo lugar en la Eucaristía celebrada por el Padre Víctor Díez, franciscano de Albacete.
La nueva hermana profesa la Vida Evangélica según la Regla de la Orden Franciscana Seglar. Y es recibida a por la ministra, Adoración Alcañiz.

La ministra impone la Tau a los nuevos miembros

En la homilía, el padre Víctor se fija en tres puntos de la fórmula de la Profesión:
1.     Pido la gracia del Espíritu Santo.
2.     Pido la intercesión de la Virgen María y de san Francisco.
3.     Pido que mi fraternidad me ayude a llevar a cabo el fiel cumplimiento de lo que debo vivir.


El padre Víctor Díez con la neo-profesa y las novicias

Haciendo alusión al cuarto domingo de Pascua, el del Buen Pastor y Jornada Mundial de oración por las vocaciones, el padre habló de Cristo resucitado que deja atrás las tinieblas del sepulcro, simbolizado en el Crucifijo de San Damián por el color negro, pidió a los asistentes que dejando atrás las tinieblas del pecado y se enganchen a Cristo viviendo para Él, haciéndolo todo unidos a Él.


Que sigamos el ejemplo de san Francisco que se dio por entero a Dios abandonándolo todo.
Finalizada la ceremonia pasaron al locutorio para celebrarlo con un ágape.


En la foto una representación de las tres órdenes franciscanas:
 Orden de Frailes Menores (1ª) de las Hermanas Pobres de Santa Clara (2ª) y Orden Franciscana Seglar (3ª)

domingo, 8 de abril de 2018

INICIACIÓN A LA VIDA RELIGIOSA DE SOR Mª PATRICIA DE LA DIVINA MISERICORDIA.

Hoy día de la Divina Misericordia ha tenido lugar en la misa de esta mañana, después del Evangelio.


La Eucaristía ha sido celebrada por el padre Asistente de nuestra Federación, Fr. José Hernández Valenzuela, OFM, y concelebrada por nuestro capellán, D. Juan Julián Castillo Zafra.
Sor Mª Patricia lee una carta de la madre santa Clara vestida de novia

Un día muy hermoso para esta comunidad de hermanas clarisas de Villarrobledo y para todas las personas que han asistido a la ceremonia. Cuando se han acercado a dar la enhorabuena a ella y a la comunidad nos agradecían el haberlas invitado a una ceremonia tan emotiva, una auténtica catequesis, algo que muchos habían visto por primera vez.
La madre procede al corte del cabello, como un día san Francisco hizo con santa Clara

Durante el rito dos lectoras iban contando la vida de santa Clara, la huída de su casa, el despojo de sus vestidos, el corte de pelo y la vestición del hábito de penitencia por parte de san Francisco.
 Momento de la vestición del hábito de penitencia

El rito ha finalizado con la bendición de la madre santa Clara.

La madre entrega a la novicia la Regla de santa Clara y el libro de la Liturgia de las Horas

El coro de la Parroquia de San Sebastián de Villarrobledo nos acompañó en tan entrañable celebración.

Algunas ideas de la homilía del padre Valenzuela:

Un profesor estaba preparando sus clases y su hijo pequeño no le dejaba, así que se le ocurrió romper en trozos la hoja de un periódico donde aparecía la imagen del mundo, pensando que con eso se entretendría su hijo. Pero a los pocos minutos se le presenta con el “puzle” arreglado. “¿Pero cómo tan pronto?” le pregunta el padre. “Pues porque detrás de la hoja había un dibujo de un hombre y he compuesto el puzle por ahí”. La moraleja: Si se compone el hombre, se arregla el mundo.

Todas las personas tienen una relación de propiedad con los demás y con las cosas: Mi hijo, mi hija, mi mujer, mi marido; los religiosos no tenemos relación de propiedad, sino de fraternidad. Todos los hombres son hermanos nuestros. Las personas trabajan para tener dinero, comprar y adquirir posesiones. Pueden decir: “Esto es mío”. El religioso usa de las cosas pero no es propietario de nada.


Nuestra iglesia engalanada como en un día de boda

domingo, 1 de abril de 2018

¡¡RESUCITÓ!!


OCURRIÓ AL AMANECER DEL PRIMER DÍA DE LA SEMANA
María Valtorta, mística italiana, escribió la vida de Jesús tal como él se la reveló, siendo espectadora de muchos detalles que por brevedad no aparecen en los Evangelios. Como fruto de estas revelaciones nació “El Evangelio como me ha sido revelado”, que edita el Centro editorial Valtortiano de Roma para todo el mundo. Diez tomos de seiscientas páginas cada uno de una belleza encantadora, donde vemos descrita toda la vida de Jesús.
El último tomo está dedicado a las apariciones del Resucitado. La primera fue a su Santísima Madre. En el diálogo que hay entre ambos aparecen estas palabras de Jesús:


“Gracias, mamá, por haberme concebido, criado, ayudado en la vida y en la muerte. He sentido llegar hasta mí tus oraciones que han sido mi fuerza en el dolor”

Estas palabras atraviesan el tiempo y todo lugar llegando frescas y actuales hasta nuestro HOY concreto.
Pues cada alma fiel es madre de Jesús tal como lo afirma él en el Evangelio de san Mateo:

“El que cumple la voluntad de mi padre que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”. (Mt 12, 50)

San Francisco lo tenía muy claro cuando escribe la primera carta a los fieles:
Somos madres cuando lo llevamos en el corazón y en nuestro cuerpo por el amor divino y por una conciencia pura y sincera y lo alumbramos por las obras santas que deben ser luz para ejemplo de otros”.

HOY  a cada uno Jesús nos da las gracias igual que un día se las dio a su madre. Pero de manera especial se las dirige a la virgen consagrada a él. Santa Clara también tenía muy claro que era madre de Jesucristo, pues le escribe así a su santa amiga Inés de Bohemia:

“La gloriosa Virgen de las vírgenes lo llevó materialmente. Tú, siguiendo sus huellas, en pobreza y humildad, puedes llevarlo espiritualmente siempre fuera de toda duda en tu cuerpo casto y virginal. De este modo contienes en ti a quien te contiene a ti y a todos los seres”. (III Carta)

Situándonos aquí ¡cuánta debe ser nuestra alegría como clarisas! Qué consoladoras las palabras que Jesús nos dirige igual que un día a su madre, si las acogemos desde la fe.
Jesús HOY nos da las gracias porque le hemos dejado encarnarse realmente en nuestro cuerpo virginal, le hemos hecho crecer en los prójimos que nos rodean, le hemos acompañado en su vía dolorosa, viviendo con él cada instante de su dolorosa pasión. Y Él ha sentido nuestra presencia cercana y amorosa, nuestra oración ha sido para Él fuerza en su dolor.



Nuestra iglesia el día de hoy con el Santísimo expuesto